UN ADÚLTERO AMERICANO

UN ADÚLTERO AMERICANO

Editorial:
ANAGRAMA
Año de edición:
Materia
Narrativa traducida al castellano
ISBN:
978-84-339-7542-3
Páginas:
368
Encuadernación:
Butxaca
Colección:
Panorama narrativa
19,50 €
IVA incluido
Disponible en 10 días
Añadir a la cesta

Esta novela disecciona desde la primera línea las estrate­gias, los objetivos y la psicología de un mujeriego com­pulsivo. Y no estamos hablando de un hombre común y corriente. El sujeto de esta novela de escasa ficción y es­pléndidos hallazgos es John Fitzgerald Kennedy, uno de los más atractivos, míticos y mitologizados presidentes de los Estados Unidos. Jed Mercurio –que además de es­critor es médico– se inspira en la escabrosa vida sexual de Kennedy, y también en su complicado historial clíni­co, y la principal e inteligente premisa de esta provocati­va novela es que el deseo que impulsaba al presidente de cama en cama y sus enfermedades eran el fundamen­to de su personalidad política. Una novela de un humor y un ingenio a veces bastante negro, Un adúltero ameri­cano es el intenso, divertido, perturbador retrato de un estadista y de una época, y Mercurio presenta a JFK como un hombre de los tiempos que le tocó vivir, a la vez fuerte y frágil, con oscuros impulsos y deseos priva­dos, y a la vez de gran talento y visión política. «Historia revisionista elegante, inteligente y muy per­suasiva» (Kirkus Reviews) «Como médico que es, Jed Mercurio nos arroja con brío en el cuerpo enfermo y altamente sexuado de Kennedy. Un libro profundamen­te original» (Les Obsédés Textuels)«Impresiona por su humor mordaz y su realismo» (Alexandre Fillon, Livres Hebdo). «Novela original y sobresaliente. Aportar otro punto de vista sobre la figura de JFK: observarlo como caso clínico al igual que hubiera hecho, por ejemplo, el doctor marañón» (Sergi Doria, ABC)«Un adúltero americano es una novela de lectura compulsiva, que sitúa al lector bajo la cama de la suite presidencial, el lugar que nunguno de los biógrafos del ex presidente se ha atrevido a pisar jamás» (Laura Fernández, El Mundo)

Artículos relacionados