SPIROU Y FANTASIO INTEGRAL 1

SPIROU Y FANTASIO INTEGRAL 1. FRANQUIN (1946-1950)

Editorial:
DIBBUKS
Traducción:
DÍAZ, LORENZO
Año de edición:
Materia
Cómic
ISBN:
978-84-16507-52-8
Páginas:
208
Encuadernación:
Cartoné
Colección:
Una aventura de Spirou
29,50 €
IVA incluido
En stock
Añadir a la cesta

André Franquin (Bélgica 1924 - Francia 1997) fue uno de los autores de cómic más importantes de todos los tiempos, iniciador y miembro de la llamada Escuela de Marcinelle, conocido por personajes como Spirou y Fantasio, el Marsupilami o Gastón Elgafe. En 1943 comenzó a estudiar Bellas Artes en el Institut Saint-Luc de Bruselas, abandonando las clases al año siguiente para incorporarse a los estudios de animación CBA, donde coincidió con otros grandes de la historieta belga, como Morris, Peyo y Eddy Paape. Comenzó a colaborar en la revista Spirou en 1946, a instancias de Jijé quien decidió confi arle la realización de la serie, que dibujaría hasta 1968 siendo sustituido por Jean-Claude Fournier. A finales de los años 40, Franquin alternaba sus colaboraciones con el semanario Spirou con esporádicas apariciones en otras revistas. Entre 1948 y 1949 viajó, acompañado de Jijé y Morris, a Estados Unidos, pasando por México. En 1957 vio la luz el que tal vez sea su personaje más emblemático, Gastón Elgafe, un empleado de la Editorial Dupuis sin un cometido preciso, pero con una inagotable capacidad para provocar desastres. En un principio colaboraron con Franquin en esta serie Jidéhem (dibujo) e Yvan Delporte (guiones), pero hacia 1968 el autor asumió en solitario su realización. En 1977, creó Le Trombone Illustré, suplemento autónomo de la revista Spirou, en el que publicó Ideas Negras, considerada una obra maestra del género. Se trata de una serie de historietas de una sola página caracterizadas por un amargo y salvaje humor negro, con un grafi smo también marcado por las manchas negras. En 1987 se inició una serie de álbumes sobre el Marsupilami, en la que únicamente actuó como supervisor: Greg, luego sustituido por Yann, se encargaba de los guiones, en tanto que Batem era el responsable gráfi co. Hergé, padre de Tintín, mostró en numerosas ocasiones admiración por Franquin, y dijo un día: a su lado no soy más que un pobre dibujante.

Artículos relacionados

Otros libros del autor